jueves, 21 de abril de 2011

El último portal.

Más de setenta obras realizadas en apenas cuatro años en la provincia de Buenos Aires durante la década de 1930, le dan al arquitecto Francisco Salamone (1897-1959) un tono de epopeya futurista en medio de la pampa. La estructura perturbadora de sus monumentales construcciones en hormigón -portales de cementerios, palacios municipalides, mataderos- atraen hoy a los interesados en nuestra arquitectura y al público que recorre la llanura bonaerense.
Por eso pensé en homenajear su obra, en esta fecha tan cara para los cristianos, publicando una de mis fotos tomadas la semana pasada en el cementerio de Saldungaray.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Google Translation